martes, 10 de mayo de 2011

COSMOVISION ANDINA

                                                                 (PACHASOFIA)
El hombre andino se encuentra sumergido, interrelacionado con una realidad holística, el mismo que no permite distinciones reales absolutas; esto debido a la relacionalidad como rasgo fundamental natural. Lo cual se traduce en una filosofía con un solo contenido, que no se  puede clasificar ni dividir en partes mediante un criterio “objetivo” o “real”, porque tal clasificación ya seria la consecuencia de una cierta experiencia y de su interpretación, tal como lo realiza el homo occidentalis. La experiencia es integral e integrada, y, a la vez, es la experiencia de lo integral (bolon) e integrado (relacional)[1]        
Dentro de la “cosmología andina” como momento integral no resulta concebir  una metafísica  andina, porque separa indebidamente lo físico y lo metafísico, dos concepciones totalmente ajenas a la racionalidad andina.

En el caso Aimara y Quechua (como dos mundos dentro de la cultura andina) se construye  un neologismo sincrético filosófico “Pachasofia” que fue usado por Fernando  Manrique Enríquez en 1987, como una interpretación racional de la experiencia colectiva de los pueblos andinos.
Con relación a la determinación exacta del vocablo PACHA[2], tan rico de acepciones y connotaciones, como lo es el vocablo”logos” en griego,  “esse” en latín o “tao” en chino. Pacha, representa o puede ser adverbio, sustantivo y hasta sufijo (compuesto). Como adjetivo, Pacha significa “bajo”, de poca altura, pero también es interior; como adverbio, su significado es “debajo”; (como el sub latino es substancia). El sufijo Pacha- en aimara es muy ambiguo y se lo usa como sufijo inclusivo de los derivados nominales. Cuando se lo añade a los pronombres u otros nominales, su significado es “mismo”. Ejemplo, jupapachaluri, lo que significa él o ella mismo/a lo ha hecho; taq pacha: absolutamente todo, etc. En tal sentido el vocablo Pacha es una palabra polisémica, de un significado muy profundo y amplio.

Filosóficamente, Pacha significa el universo ordenado en categorías espacio- temporales, pero no simplemente como algo físico y astronómico. El vocablo kosmos tal vez se acerque más a lo que quiere decir Pacha, sin dejar de incluir a la naturaleza, al que también pertenece el ser humano. Pacha también podría ser un equivalente “homeomorfico” del vocablo latino “ese” (ser): Pacha es lo que es, el todo existente en el universo, la realidad. Es una expresión que se refiere al más allá de la bifurcación entre lo visible e invisible, lo material e inmaterial, lo terrenal y celestial, lo profano y sagrado, lo exterior e interior[3].               

Para el mundo aymara la concepción del mundo cósmico, del mundo circundante, de la vida misma, está concebida y explicado en tres espacios o estadios llamados “PACHA”: ALAX PACHA (el mundo de arriba o del mas allá), AKA PACHA (este mundo o planeta Tierra) y MANQHA PACHA (el mundo de abajo  o de la oscuridad). Cada uno de estos mundos está habitado por seres vivientes, los cuales están organizados jerárquicamente. Estos mundos tienen relación e influencia sobre los seres humanos.
Este modelo sirve como un modelo explicativo de su realidad. El cual está  formulado en términos religiosos aparentemente sincréticos;  asimismo  se debe entender que el  hombre aymara formula su existencia como dependiente de un equilibrio de relaciones entre el mundo sobrenatural  y el mundo cósmico. Y que cuando se ha perdido este balance es cuando surgen los problemas que afectan a la vida total a nivel personal, familiar y comunitario.

La noción dicotómica de las fuerzas del bien y del mal es clara, como también la distinción moral entre ambas actitudes; entre la conducta buena o mala del hombre. Para  establecer este balance necesario se requiere de intermediarios especializados. Es aquí donde el YATIRI, PAQU, LAYQA, QULLIRI, etc., cumplen este rol importante  entre los hombres y la divinidad, entre el mundo sobrenatural y  el mundo natural[4].

Pacha es por lo tanto es el estado de las cosas, lo dado, el desenvolvimiento de los hechos en la contingencia de los seres vivos. Tiene el significado de naturaleza, o sea todo lo que contiene la superficie terrestre; el cielo, espacio sideral o bóveda celeste; también el tiempo, es decir, el pasado, el presente y el futuro.

Para Domingo Llanque Chana, la categoría “Pacha  encierra  tres niveles de comprensión en una sola palabra (agua, aire y fuego). Entre los aymaras, Pachamama merece gran respeto, se le ofrecen libaciones, en cualquier oportunidad en que se comparte comida y en todos los ritos del ciclo agrícola. La tierra se constituye como los cimientos del cosmos, el fundamento de toda la realidad, el receptáculo de todas las fuerzas sagradas, que se manifiesta en montes, bosques, vegetación y aguas. Es el lugar y el tiempo, el espacio primordial. La tierra lo sostiene todo, es la base de la vida. La misma vida humana está ligada a la tierra de forma profunda. La tierra es matriz de vida.

CONCEPTUALIZACION DEL ESPACIO,  TIEMPO E HISTORIA

Como habíamos referido, el aymara usa categorías simbólicas y míticas para expresar y transmitir  sus observaciones  y pensamientos acerca de la realidad que le circunda; para lo cual recurre a la categoría “PACHA”.
PACHA, es el vocablo aymara que encierra conceptos de espacio, tiempo e historia.
Pacha, como una conceptualización de la Realidad Cósmica, expresa las relaciones existentes entre las distintas esferas o zonas: física, sideral y espiritual. El espacio geográfico es captado como una realidad ordenada que debe ser compartido tanto por los humanos como por los animales y plantas; el espacio sideral es captado como un orden pre establecido en donde las estrellas y los astros luminosos cumplen su función, asimismo con la esfera espiritual debe ser mantenida una relación de reconocimiento, puesto que el bienestar de la humanidad también depende de la intervención favorable de las divinidades.
Estructuralmente los aymaras dividen la realidad cósmica en tres estadios PACHA:

ALAXPACHA- es el mundo de arriba, del más allá o el cielo, es un mundo de luz, imperceptible a los sentidos, es el sol brillando en nuestro espíritu mundo de arriba, espacio sideral, morada de los dioses, difuntos y nobles- simbolizado por el CONDOR.

AKAPACHA- es el mudo real y visible en el que vivimos, es la dimensión sensible de nuestra existencia, lo que se ve, se escucha y es tangible al cuerpo físico, el mundo del placer y del sufrimiento, mundo del medio, la tierra misma, morada de los hombres-simbolizado por el PUMA.

 MANQHAPACHA- es el mundo de abajo o el subsuelo es un mundo de tinieblas, de fuerzas poderosas e incontrolables. Si lo relacionamos al ser humano: cerebro, cuerpo y órganos interiores; mundo de abajo, el subsuelo, morada de los demonios- simbolizado por la SERPIENTE

Pacha, como una realidad de relaciones espacio temporales no es estática ni pasiva, porque el espacio siempre está en movimiento como también el tiempo transcurre trayendo consigo los cambios cíclicos en la naturaleza.
Pacha, en el sentido tiempo, no es el intervalo entre lo que es ahora y fue antes, sino es la experiencia de la existencia dentro de la realidad cósmica donde los humanos  y no humanos  se interrelacionan.

      El Pacha tiempo para los aymaras se divide en tres ciclos:
  • NAYRA  PACHA – el pasado
  • JICHNA PACHA – el presente ( ahora y aquí)
  • QUIPA PACHA – el futuro. También expresado como JURPI PACHA
Para el aymara el concepto de espacio y tiempo es la interacción entre lo que pasó y lo que es el presente. El pasado es como la savia del presente, por eso el pasado siempre actúa en el presente. El futro es más bien la continuación del pasado y presente. Por eso el Pacha – tiempo es un proceso continuado en la existencia[5]. 

Pacha – tiempo histórico. Los aymaras dividen el  Pacha – tiempo histórico en dos ciclos.
  • CH’AMAK PACHA – tiempo desconocido o prehistórico
  • QHANA PACHA – tiempo claro o conocido o tiempo histórico
Estas categorías pueden ser expuestas en un paralelismo como las categorías occidentales de de prehistoria e historia respectivamente. Aunque ambas categorías tienen por objeto las mismas realidades, el enfoque conceptual es distinto, pues además de hacer el recuerdo del pasado de la primera humanidad (Ch’amak Pacha), hace hincapié que la presente humanidad (Qhana Pacha) para el ordenamiento de su realidad, o sea de su vivencia diaria.

Los aymaras sienten que la existencia aquí y ahora es una interacción entre lo que ha pasado  y lo que ha de ocurrir en el futuro o lo que todavía no es. El pasado siempre está presente porque la experiencia de la vida de los antepasados se ha realizado en la misma ubicación geográfica “Pacha”.
El Ch’amak Pacha, por tanto no es la experiencia del pasado en olvido. Es la eternidad. El futuro está presente porque es parte del proceso de hacerse eternidad. De modo que, la presente realidad es la fusión de etapas, la interacción entre la etapa que precede con las etapas que siguen.  En este contexto el pasado, presente y futuro están relacionados y forman  un todo: “PACHA”.


[1] ESTERMANN JOSEF (2006) FILOSOFIA ANDINA Sabiduría indígena para un mundo mejor
[2] Termino “quechumara” indica la conjunción de los idiomas quechua y aimara que no solo comparten una estructura sintáctica y gramatical común, sino también mucho de su vocabulario
[3] ESTERMANN JOSEF (2006) FILOSOFIA ANDINA Sabiduría indígena para un mundo mejor/ Pachasofia: cosmología andina
[4] LLANQUE CHANA DOMINGO (1990) LA CULTURA AYMARA  Desestructuración o afirmación de identidad
[5] LLANQUE CHANA DOMINGO (1990) LA CULTURA AYMARA  Desestructuración o afirmación de identidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada